jueves, 27 de septiembre de 2012

Cine Leve: Perdonen que insista

 
Cathy Pulido y Paula García en "Las ovejas nunca vienen solas" (2012- Daniel León Lacave)

   Antes, yo tenía la absurda idea de que cada trabajo, cada cortometraje tenía que superar al anterior en su nivel de producción. Creía en eso de: ¿Cuál es tu mejor película? La última, por supuesto"

    Eso me llevó a estar casi cinco años sin rodar un corto. Después de "Hanna después del tiempo" (2004) me encontré con un hijo en el mundo y con que lo que antes estaba destinado a luces y cámaras ahora se me iba en pañales y biberones.


   Ciertamente, podría haber rodado cualquier cosita de bajo coste y quitarme el mono, pero no quería bajar el listón con respecto al trabajo anterior. 
   Y así estuve hasta que tuve el suficiente presupuesto para rodar "Los pechos de Paula" (2009).

    Émerita Suárez y Juan Ramón Pérez (Los Pechos de Paula-2009)

   Después de "Paula..." llegó la crisis y los recursos se esfumaron. ¿Cuánto tiempo tendría que esperar esta vez?.
Y no sé que hubiera sido de mi si el realizador Josep Vilageliu y el actor Miguel Ángel Rábade no me hubieran mostrado el camino del Cine Leve.

   Pronto me captaron para su filosofía de rodaje, y vi claro que no hay que superar el cortometraje anterior técnicamente, sino creativamente. A menos, claro, que no ruedes para ti, sino de cara a la galería. 
   Si alguien rueda así, de cara a la galería, le compadezco...

   Entonces en 2010 rodé mi primera incursión consciente en el cine leve, "Cerca del Mar", rodada con los mínimos exigidos en los bellos paisajes de Punta del Hidalgo.

                     Verónica Galán y Borja Texeira (Cerca del Mar-2010)

   Después de su estreno en Las Palmas, alguien se me acercó y me comentó: -"Sí, no está mal, pero es que la otra, la de "Los pechos de Paula"...-

-ya...-

   A fecha de hoy, lo tengo bastante asumido. (Sonrio). 

   Sólo sé que nunca he disfrutado tanto ni me he reído tanto como cuando ruedo bajo las premisas del cine leve. El sufrimiento y la frustración artística desaparecen, brindándote momentos irrepetibles que se quedan grabados en tu biografia.

Y el Lunes pasado tuve, de nuevo, la confirmación de todo esto que digo...
   ¿Cómo una película que iba a llamarse "Tarde de cine" acaba llamándose "Las Ovejas nunca vienen solas"?
   Pues gracias a la libertad creativa de los actores que te regalan perlas preciosas como éstas.
   ¿Cómo a una lluvia que te fastidia el plan de rodar en exteriores acabas dándole las gracias porque sin sus gotas jamás hubieras tenido que verte obligado a cambiar el guión, adaptándolo a un interior, y eso es lo que finalmente enriquece y mejora tu historia?
   ¿Cómo hace que todos tengamos que enfrentarnos a la improvisación, actores inventándose sus frases, realizador adaptando sus planos a las nuevas circunstancias, etc etc, creciendo así todos, aprendiendo todos de todos?

   Vale, de acuerdo. Algunos llamarán a estos cortos "Proyectos fámelicos" o "trabajos indigentes"...


   Puede ser, pero si hubiera seguido por el camino anterior, me hubiera perdido todo esto...

... y eso sí que no.


lunes, 24 de septiembre de 2012

Cerrando el círculo

   
   Después de estrenar tu último trabajo, te queda una vacio chungo en el estómago. Miras el ordenador y no tienes nada que montar, ni cartel que diseñar. No hay audios que revisar ni colores que etalonar.

   Entonces tiras de archivos y buscas a la deseperada algo que rodar, algún guión por ahí olvidado y que reúna las condiciones del cine leve, léase coste cero y poder ser rodado en apenas una tarde.
Así que vamos allá. La comedia más estúpida del Cine Leve.

  Y tiras de amigos.
   Te hablas con el siempre dispuesto a ayudar Junior Melo, que te brinda la localización perfecta.
La generosidad del amigo Eduardo Martinón, aportando su equipo y su trabajo, y trayéndose a su ayudante (también) Eduardo Pérez. 

O el compañero de trabajo Adrián Álvarez en la claqueta, que era su primer rodaje, y yo tenía miedo de que se me aburriera, pero no.

   Any Rodríguez Liria y su increible capacidad para resolver cuestiones de maquillaje y caracterización sobre la marcha. "Tú ponme retos, que yo los voy superando".

   El incombutible Paco Perdomo a la pértiga y Pedro García siendo mis ojos cuando yo no miro.

   Y por supuesto, los actores.
   Actores a los que dejas sueltos, no les das mas directrices que unas ligeras indicaciones y ellos mismos te hacen la película.
  Ruben Darío, actor al que aún no había tenido la oportunidad de dirigir, pero con el que había coincidido en varios rodajes. Una delicia verle interpretar.
   Cathy Pulido, que solamente me había hecho el maquillaje de uno de mis cortos, y que es para mi todo un feliz descubrimiento. Se come la pantalla.
   Paula García, que ya me salvó la vida una vez cuando irrumpió en "Rota", y en la que he observado una evolución ante la cámara. Saber estar, improvisar, caminar ante una cámara que se mueve frente a ti. Un lujazo tenarla en nuestro corto.
  Y David Curtelin.
  SInceramente, David llevaba tiempo sin actuar ante la cámara desde "Los Pechos de Paula" (2009), salvando el casi cameo de "Rota", y a mi eso me asustaba un poco. ¿quizás hubiera perdido capacidad?
¡Qué coño! David lo bordó, se salió. Me hizo reír y me mostró que el talento sigue ahí.

   Y ha sido bonito volver a dirigir a Curtelin, porque debo decir que sin David, es muy probable que yo nunca hubiera llegado a rodar ni mi primer corto. Él fue el empuje y el empeño que me faltaba a mi hace diez años.

   Y por eso, hoy, me he sentido de nuevo como al principio. Rodando un cortito, una comedia en un par de horas, sin medios, entre amigos. 
   Sí, vale. La cámara ya no es una VHS sino una Canon 7D. El sonido ya no es un micro de ordenador en un palo de fregona, sino una pértiga, un grabador externo y un sennheisser...

...pero el espíritu, la filosofía era la misma. Por eso hoy hemos cerrado un círculo, y yo que me alegro, mira.

   Así que ya está. Otro corto que, como todos los nuestros, están abocados a la nada, a ser proyectados (o no) en una pantalla grande una o dos veces, circular por internet con los típicos "me gusta", y luego, el olvido.

   Pero que me quiten lo filmado...

   ¿Algo más?
¿Qué? ¿que de qué va el corto?
...y que mas da...

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Los Premios Monopol


   El lunes pasado, durante la presentación en el Monopol del estreno ese "provocagranoenelculo", el actor Lamberto Guerra anunció al público la creación de los Premios Monopol del cortometraje canario.

   La iniciativa, que parte del propio Guerra, Gorka San Juan y Junior Melo, nace con la más que loable intención de premiar las diferentes categorias de los cineastas canarios.

   Así, por primera vez, no se premiará simplemente al "mejor corto", sino que también se reconocerá individualmente el trabajo de los actores, los sonidistas, los directores, los fotógrafos, etc etc.

   Las normas y reglas de estos premios aún están en proceso, pero el mismo Lamberto nos pudo adelantar algunas de estas claves:

- Mejor Cortometraje
- Mejor Director
- Mejor Guión
- Mejor Actor
- Mejor Actriz
- Mejor Actor Secundario
- Mejor Actriz Secundaria
- Mejor Montaje
- Mejor Sonido
- Mejor Fotografía
- Mejores Efectos Especiales
- Mejor Caracterización
- Mejor Vestuario
- Mejor Dirección Artística
- Mejor Música


   Estas 15 categorías fijas conformarán un interesante palmarés anual que por fin reconocerá y valorará el trabajo de tantas personas que hasta ahora tenían que conformarse con compartir el mérito global con el realizador, que era el único que se llevaba la figurita del premio para su casa.

   Ya, una vez, en 2004, en la presentación del antepasado del catálogo en el cine Capitol en la Gran Vía madrileña, cuando me llegó el micrófono, en vez de darle las gracias al Socaem y bla bla bla, lo que hice fue pedir un fuerte aplauso para todas las personas que no estaban allí sobre aquel escenario, pero que sí que habían estado en los cortometrajes.

   La propuesta Monopol ya flota por la red, en esa nube 9 que es el facebook, y hoy me llamó la atención el comentario de un tertuliano que denunciaba que esto era "más de lo mismo para los mismos de siempre".

   Me parece precipitado decir algo así cuando aún no se han hecho públicas sus bases, ni las reglas de jurados o comités de selección, ni tan siquiera se ha celebrado la primera edición.

   Estoy convencido que todos hemos aprendido del pasado, de las consecuencias que los sectarismos y pasteleos han tenido para el micrcosmos cinematográfico de nuestras islas , y estoy seguro que esta vez usaremos lo que hemos aprendido.

   En cualquier caso, hay que apaludir esta propuesta, antes de sacar los teclados envenenados a pasear, amigos del facebook...


ÁNGELES: COPIO Y PEGO- (Conversaciones intrascendentes)

 



  • Naira Gómez
    Hace 17 horas
    Naira Gómez
    • Hola Daniel!

      Tomo este espacio para reflexionar sobre Ángeles, como te comenté ayer. 

      Agradecí mucho que fuera el primer trabajo proyectado, pues yo normalmente suelo meterme mucho en las historias, quizá defecto profesional, aunque no siempre me sucede por diversas cuestiones, normalmente es así, y cuando voy a sesiones donde tenemos tandas de trabajo, quiera más o quiera menos, no recibo igual el primer trabajo que los sucesivos... Dicho lo cual, me cogió con la mente limpia, abierta de par en par, y como tb te comenté, la línea del trabajo, por rozar aquel lenguaje que a mi personalmente me gusta más en cine, me cautivó, y, sin desmerecer trabajos anteriores, ya que cada uno de ellos parte de su historia en la vida y en el tiempo, de todos los trabajos que te he podido ver, éste es el que más me ha gustado, por la sorpresa, la vida y la frescura, de actores, de planos... no se, como te digo esto es algo muy subjetivo... 

      La historia para mi, está muy bien sujeta tanto por los actores, como por cómo has ido hilando planos, esos huecos que tiene que rellenar el espectador son para mi muy interesantes siempre... te voy a poner un ejemplo, un día un profesor de interpretación ante mi facilidad de llorar en escena, me hizo una pregunta: "¿para ti que es más interesante, ver a un actor llorar o ver el previo al llanto? porque parece que todos los actores queremos llorar, ser verdaderos, sacar agua por los ojos para que nos digan lo buenos que somos... pero nos olvidamos de darle un momento muy importante al público, y es ese previo al llanto, el nudo que se te hace en la garganta y que no te deja hablar, esos segundos donde no se sabe qué va a pasar y el público tiene que trabajar y averiguar qué sucede... Pues esos huecos narrativos en Ángeles, cuando no cuentas la historia a través de la narrativa común, son para mi ese momento antes del llanto, ese momento de emoción que estrangula y que tiene que descifrar el espectador, eso para mi es lo que más tengo que agradecer al trabajo, porque como espectador te conecta con lo que el corto te está generando por dentro, y lo pueedes escuchar, me dejas pensar y sentir cosas... eso a mi me mola y mucho!

      He de decir tb que tiene sus riesgos, y hacer cosas fuera de lo común, ya sabemos... ay, pero yo lo agradezco tanto... Bueno, voy con la parte pimienta: Intuyo que el personaje de Penélope no es un ángel desde el principio ¿¿o no???... yo percibí que no, que se convierte en ángel cuando se suicida, pero puede ver a través de su tormento al ángel de la otra muchacha (que sigo sin recordar su nombre y me encantó)...


      La forma en que se mezclan los recuerdos con el presente, seguro que a muchos pudo despistar, pero a mi me encantó ver la representación del mundo que existe dentro de nuestra cabezas mezclado con el real... Y para mi, recordando la reflexión o pequeña sinopsis del corto que pusiste en la página del evento, ésta sería: "Ángeles: invita a la reflexión sobre las cadenas que arrastramos en nuestra alma y viajan con nosotros más allá de ésta" o "Hay muchas formas de ser un ángel y dejar de serlo"


      Bueno, de los actores no te hablaré porque me sentiría rara haciéndolo, ya escribiré mañana a Penélope y le dejaré mis impresiones.


      smile
  • Daniel León Lacave
    Hace 16 horas
    Daniel León Lacave
    • Naira, eres la primera persona que entiende la película, que lo clava. ES exactamente lo que has dicho.
      Penélope no es un ángel desde el principio. Mata a Mery por envidia, y luego no consigue librarse de ella, o sea, esas "cadenas" que tú has mencionado.
      Penélope es una mujer solitaria, el calor de las llamas de las velas no la calienta, por eso esa luz fría y el desenfoque, y Mery casi que la fuerza a quitarse la vida para hacerla compañía, pero pasado un tiempo, las dos necesitan a alguien más y Penélope elige a Borja porque es a quien deseó mientras vivía.

         El reflejo de la Penélope viva advierte a la Penélope angel que eso sería otro suicidio dentro de su muerte, pero Penélope ángel acepta el riesgo y mata a Borja.
      Pero nuestros actos tienen consecuencias, y cuando convierten a Borja en un ángel, lo único que consigue es volver a reunir a Mery con Borja, por lo que ella vuelve a quedarse sola, y vuelve a morir, muere incluso en el mundo de los ángeles, y simplemente, desaparece sola en el columpio, condenada a la nada.
      Al final todos somos ángeles caídos, abandonados a nuestra suerte en La Tierra, quizás por algo malo que hicimos en otro mundo mejor, y si existe Dios o no, es irrelevante, porque de existir, está claro que no le importamos.

      MIl gracias por tus palabras, de verdad. Me ha encantado que te haya gustado, que te hayas molestado en escribirme tu crítica y sobre todo, que la hayas entendido tan claramente.


      Un abrazo muy fuerte.
  • Naira Gómez
    Hace 16 horas
    Naira Gómez
    • Bueno, pues no se, yo creo que se entendía bien, incluso creo que si te hubiera dado la gana cortar algunos planos, se entendería tb... no se, para mi había una historia hilada, con su argumento, y construcción muy personal fuera de la narrativa convencional, eso es lo que mola, a pensar! Gracias a ti!

      Otro abrazo de vuelta!



      GRACIAS NAIRA, AÚN HAY ESPERANZA

Cortos, fotos y sueños de una noche de verano

  
Después de la proyección del Jueves pasado en el TEA en Santa Cruz, sólo nos quedaba dejar pasar los días para mostrar nuestros trabajos en Las Palmas, en el cine Monopol por cortesía de Junior Melo.
   
   Al menos para mi, tras el éxito de público y las buenas críticas cosechadas en Tenerife (es verdad que no oí las malas críticas, que seguro que hubo), pues la proyección en el Monopol se había convertido casi en un mero trámite.

   Sin embargo, cuanto más se aproximaba la hora del estreno, me di cuenta de que me estaba poniendo mucho mas nervioso que de costumbre.

   Quizás porque con "Ángeles" pisaba un terreno aún desconocido para mi como narrador, quizás porque ahora la sala estaría esta vez repleta de gente conocida y cercana, o quizás porque me bastó con echar un vistazo al patio de butacas para darme cuenta que allí se había dado cita todo el gremio cinematográfico de Las Palmas. (Algunas ausencias, lástima, pero lo cierto es que estaban casi todos).

El calor de la noche de verano tal vez empujó a las terrazas del Monopol a más de uno, obligándolo a salir de casa y, ya puestos, porque no ir a ver que demonios de cortos son esos que llevan un mes machacándonos con ellos en el Facebook.

   La sala se llenó, a reventar. Dos plenos en apenas una semana.

   Lamberto Guerra, genial como siempre, presentó el acto y anunció la creación de los premios Monopol de cine corto canario. 
   No voy a hablar ahora de estos premios, ya que les dedicaré un post en exclusividad.

   Nos pasó el micro y fuimos hablando todos: Borja, Yo, Nayra Ortega, Mery Rivero y Josep Vilageliu.

Bueno, Borja Texeira y yo jugábamos en casa, así que a Josep le tocó ser un poco el out sider, ya que, cuando la sala está repleta de familiares y amigos, la objetividad se diluye... y ahí lo dejo...

   Buena proyección y muy buen sonido... y... eso, pan con queso.

   A la salida fotos, besos y abrazos. 
Algunos salieron por patas para no tener que cagarse en mis muertos, y otros, sin embargo, se me acercaron para felicitarme. Naira Gómez, Armando Ravelo, Amaury Santana e incluso Adrián González, el realizador de ese interesante corto llamado "Litio", me trasladó su admiración por "Ángeles", con la bonita frase de "has hecho el corto que todos querríamos hacer". 
   Lo dicho, viniendo de alguien que rodó "Litio", eso para mi es muchísimo.

   Adrián rueda este fin de semana su nuevo trabajo. Si seguimos compartiendo línea y estilo, espero que podamos volver a compartir pantalla.

   Después vino el tiempo de las copas y el alcohol, pero éste que les habla está ya viejo para determinadas mierdas, así que tras ingerir un redbull, tiré millas.

   Y me llevé conmigo a Josep, que esa noche dormiría en casa, y a David Delgado, y juntos compartimos una pizzas congeladas (manjar de dioses, néctar y ambrosía a esas horas) y visionamos el pre-montaje de "Rondó", el último (de momento) trabajo de Vilageliu.

   ¿Alguna conclusión?
Pues si bien podríamos considerar que la velada fue un éxito, más allá de gustos personales sobre cada corto, sigue preocupándome que aunque, sí, la sala estaba llena hasta la bandera, no había allí ningún espectador llano. Todos eran del mundillo audiovisual o amigos y familiares.

Sigue siendo un sueño atraer al espectador simple, desvinculado.
   
Aún no lo hemos conseguido.

viernes, 14 de septiembre de 2012

DESTINO: INTERCAMBIADOR- (Crónica de un estreno)

                                Borja Texeira, Daniel León Lacave y Josep Vilageliu

¿Por dónde empiezo?
"Empieza por el comienzo, y cuando termines de hablar, te callas" (Alicia en el País de las Maravillas)

   Mi amigo Borja y yo nos subimos al barco de Armas. Otras veces que he ido a estrenar corto a Tenerife solía hacer el viaje en el Fred Olsen, o en Binter, pero la economía está jodida, hermanos.

                            En el barco de Armas, la dura vida del cineasta

   A quien primero nos encontramos al llegar al TEA es al compañero cineasta Iván López, con el que cruzamos algunas palabras acerca de la necesidad de más crítica posterior en los blogs y redes sociales sobre las proyecciones de cortos canarios.
   Iván tomó nota y hoy ha escrito sus impresiones AQUÍ.


Tras reunirnos con Josep Vilageliu y realizar la prueba de proyección asistida por el compañero proyeccionista Ángel, nos ubicamos en la puerta del TEA, donde comienza el desfile de caras conocidas: Fátima Luzardo, Juan Carlos, Domingo Damián Ojeda, René Martín, Eduardo García Rojas, Manuel Díaz Noda, Alicia Reyes, la voz del tranvía...

   Y una gran alegría para mi: conocer personalmente con unos amigos que hasta ayer sólo había tratado con ellos por Facebook, y con los que me siento próximo en muchos aspectos. Hablo de Carolina Brito y Tana González.
   Conecté con ellos y su onda en seguida. Aquí va la foto para el recuerdo.

   La sala empieza a llenarse como nunca. Más de 100 personas. De hecho, Borja y yo al final tuvimos que ver las proyección de pie en la parte superios del anfiteatro, ya que no quedaba libre más que la primera fila de asientos demasiado cerca de la pantalla. (y no era plan)

   Palabras de rigor de presentación. El amigo Emilio Ramal, como no podía ser menos, con las palabras precisas.
   Me pasa el micrófono y yo me hago el graciosillo de turno soltando un par de paridas. El público ríe.
-Sí, sí, reir ahora, que llorareís cuando veaís el truño de corto que les traigo- pensé.
   Hablan Borja y Josep y se apagan las luces.

   "Ángeles" deja al público desconcertado. Termina y se escucha un murmullo que no alacanzo a descifrar.
   Sé que, durante su visionado, cuando Penélope Acín se corta las venas, Carolina le da un codazo a Tana. -cortavenas ay ay-

   "El duelo" arranca con esos planazos cinematográficos que Borja compuso. 
Termina. Nadie aplaude. -Un público difícil- pienso.

  Con "Nube 9" sucede lo mismo. Ni las bellas actrices en ropa interior de Josep consiguen derretir el hielo del respetable.

   Se encienden las luces. Tímidos aplausos.
   Desfilamos escalera abajo.
   Mi primo Alberto Lacave, al que me había encontrado al entrar se me acerca:- Chiquito ladrillo te has rodado, primo. Un truñaco-
   -Pues sí-


                      Mi primo chicharrero y su guapa novia

   Me cruzo con Eduardo González, genial dibujante de cómics con el compartí aquella aventura barcelonesa hace dos décadas.
   Retomamos la conversación casi en el mismo punto donde la dejamos hace diecisiete años en Plaza Cataluña: Hugo Pratt, El sueño de Cocteau, 13 muñecas, narrativa como arte o medio de comunicación...
   Ahí va otra foto para el recuerdo.


Después, para que más detalles, que diría Sabina.
   Copas , risas y excesos.
   Los cubatas fueron cayendo uno detrás de otro.
   Estábamos todos, pero poco a poco se fueron auto nominando.

Josep y Laly se despiden, luego hacen lo mismo Fátima y Juan Carlos.
   Yo voy muy cuajado ya y casi no percibo la fuga constante de cerebros.

Al final quedamos Borja, yo, Chantal Rodríguez (actriz de Nube 9), un tal Gabi Sin Apellido y el actor Javi Martos.

                                     Chantal Rodríguez


Y es éste último, Javi Martos, el que nos propone nuestro siguiente destino: DESTINO: INTERCAMBIADOR... (de ahí el título del post ¿lo pillan?)

  Una terraza de verano que está justo al lado del Intercambiador.
  Y a partir de ahí, todo está un poco borroso para mi.
   El amigo Gabi sin Apellidos comiendo pizza dentro de la discoteca, Javi Martos que aparecía y desparecía con la misma rapidez, el baño con una luz azul en plan CSI, una camarera rubia que me servía cervezas que no estaban muy frías...

   Y lo siguiente que recuerdo es a un borracho que me insultaba por la calle, y despertar en la habitación del hotel...

   ¿Mereció la pena? No voy a juzgarlo, pero estrenar un corto es un trabajo sucio que alguien tiene que hacer.

   Y ahora esperar al Lunes para repetir el estreno en Las Palmas.
   Nada más.

Buenas noches y buena suerte...





lunes, 10 de septiembre de 2012

Los más jóvenes no lo recordareis

¿POR QUÉ NO HAN HECHO UNA PELÍCULA DE ESTO TODAVÍA?
   
Los que nacimos a principio de los 70, (que de niños llevamos aquellas camisetas del Argentina 78), pasamos nuestra infancia y pre-adolescencia de los 80 devorando cómics.
   No quedaba otra.
   Sólo teníamos una única cadena de televisión (a Canarias no llegó la segunda cadena hasta el 82, por aquello del mundial de Naranjito), así que sólo emitían una película al día, y de dibujos animados ni te cuento.
   La emisión se cortaba al mediodía después del telediario, y reconectaba a las 5 de la tarde con dibujos hasta las 6 o algo así.
   Recuerdo estar sentado junto a mi hermano frente a la carta de ajuste (¿la carta de qué? dirán los más jóvenes) pendiente de aquel reloj que se aproximaba inexorablemente a la hora de inicio.

   Y por supuesto, no había video, ni "deuvedés", ni internet, ni plataformas digitales de televisión, así que veías los dibujos, te ibas a jugar a algo que se parecía al fútbol a la calle, y cuando volvías leías "tebeos".

   Ciertamente, la oferta era infinitamente menor, pero le tenías más respeto a lo que veías, ya que o era esa peli o era ninguna, por lo que te la tragabas hasta el final. Ahora, si no te gustan los tres primeros minutos, simplemente cambias de canal.

   Pero bueno. No era de esto de lo que quería hablarles.

   Hoy, recorriendo ese templo maldito que es el Corte Inglés (que junto con el Real Madrid, el MacDonald´s y Microsoft forman el Eje del Mal), en busca de material escolar para mi hijo, no pude evitar acercarme a la sección de cómics.
   Y me encontré de pronto ante uno de mis iconos nostálgicos más poderosos. 
   Una reedición en tres tomos de las aventuras de Jan Europa.

   Ya te digo. Los que crecieron consumiendo frenéticamente los SuperMortadelos de la editorial Bruguera sabrán de qué les hablo.

   Y no pude evitarlo. Ya sé que no están los tiempos como para gastarse 19 € en cómics, pero es que me regalaban con su compra "La muerte de Gwen Stacy" (la original) y una taza de Spiderman.
(¿pero tú que edad tienes Danié...?)

   Jan Europa o el Hombre que regresó de la muerte.
   El tipo era un soldado inglés de la primera guerra mundial, al que le cae una bomba que, en vez de matarlo bien muerto, lo que hace es convertirlo en inmortal. Y años después, el tío se reencuentra con su novia convertida en una ancianita adorable, y la nostalgia le dura hasta que conoce a la nieta, que está más buena que el pan de Agüimes.
 Así arrancaba la historia.




   Y luego se formaba la de Dios es Cristo.
   Los Iniciados Negros eran los malos, los Guardianes de no se qué eran los buenos. Dos sectas que representaban el bien y el mal que se enredaban en las ya de por sí difíciles de seguir tramas que Edmond, su guionista y dibujante nos ofrecía.

   El malo se llamaba Incógnito, una especie de Darth Vader, y el bueno se llamaba Arcano, una especie de Obi Wan sabelotodo. Acción, fantasía, peleas, medallones mágicos, y hasta una visita a Tenerife surgiendo de un mundo subterráneo para salir por el pico del Teide.




El tema es perfecto para una película, pero tal vez por tratarse de un cómic español que no traspasó muchas fronteras, nunca se hizo (ni se hará), pero lo cierto es que estaba a la altura o incluso por encima de muchos de los súper héroes americanos con los que el cine reciente ha tenido a bien torturanos.

   En los años 80 se publicaron diez cuadernillos de estas aventuras, ejemplares que aún conservo en mis archivos, pero jamás se publicó la colección completa. De hecho, estas aventuras las recuerdo deslabazadamente, ya que las leí principalmente en los SuperMortadelos de la época, de los cuáles no siempre disponías de los números correlativos.

   Pero ahora los tengo aquí, junto a mi. La colección completa, encuadernada en tres tomos como tres soles. Me da hasta cosa quitarles el plástico.

...mmm... allá voy... no me llamen ni me escriban en las próximas cinco o seis horas... porque estaré un rato en 1985...

viernes, 7 de septiembre de 2012

Sobre el próximo estreno de "Ángeles"

 
Bueno. Ya tenemos fecha para el estreno de "Ángeles".
   
   En Tenerife será el próximo Jueves día 13 a las 20:30 en el TEA, Tenerife espacio de las artes. (entrada gratuita)
   En Las Palmas será el siguiente Lunes día 17 a las 20:30 en el Multicines Monopol. (entrada a 1€)

   "Ángeles" compartirá pantalla finalmente con el "Nube9" de Josep Vilageliu, y "El Duelo" de Borja Texeira.

  No sé el orden en el que se proyectarán pero espero poder meter "El Duelo" en medio de las otras dos, para darle un poco de vaselina a la sesión, ya que las otras dos, la mía y la de Josep, son dos películas bastante crípticas y densas, y el espectador creo que agradecerá el área de descanso que la cinta de Borja puede suponer.

   "Ángeles" es un cortometraje que se rodó más que ninguna otra de las que he rodado bajo los parámetros del Cine Leve.
   Ante un viaje a Madrid que iba a realizar, contemplé la posibilidad de rodar un corto allí, y miré a mi alrededor para ver de qué recursos disponía. 
   Y tenía dos actrices, un actor, coste cero y una ciudad como telón de fondo, y a raíz de esos elementos fui construyendo la historia, improvisándola incluso durante el rodaje, al contrario de lo que se hace en otro tipo de cine, en el que se escribe primero un guión, y luego se buscan los elementos para resolverlo.

   Es también, como ya he dicho en otras ocasiones, mi trabajo en el que más me he dejado influenciar por el cine de Vilageliu, eliminando del guión las secuencias explicativas dejando esos huecos al espectador que quiera rellenarlos por si mismo.
   De esta forma, me alejo en esta ocasión de la linea que había seguido hasta ahora, basada en una narrativa más clásica y de estructura dramática más convencional.

   Y lo he hecho conscientemente, y desde el convencimiento absoluto de que es éste el momento de experimentar, desde una libertad e independencia creativa despojada de cualquier deuda con el público.

   Porque si no experimentamos ahora, entonces ¿Cuándo?


jueves, 6 de septiembre de 2012

de Oscar Schindler a Papá Pitufo

                                                 The walking dead

¿A quién no le gustan las pelis de zombis?
-Bienvenidos a Zombiland- La serie The Walking Dead- etc etc...

  El sub-género dentro del género de terror se inicia oficialmente con "La noche de los muertos vivientes" de George A. Romero en 1968, pero hay algunos antecedentes previos dignos de recordar.

   Cuatro años antes, en 1964, en la irregular "The last man on Earth" dirigida por Sidney Salkow (o por Ubaldo Ragona, dependiendo de la copia que vean), adaptación de la magnífica novela de Richard Matheson "Soy leyenda", los vampiros que tocan los bowlings a Vincent Price (en el papel de Robert Neville / Morgan) dejan a un lado los colmillos para comportarse como auténticos zombis, con ese torpe y lento caminar característico de los muertos vivientes de Romero.
   Lo curioso es que, oficialmente, en la peli siguen siendo vampiros, pero en la práctica, son los primeros zombis del cine.


                           The last man on Earth

   Y hay otro referente anterior aún más llamativo.
   En 1958, diez años antes de "La Noche de los muertos vivientes", el dibujante belga Peyo publicó su cómic "Los Pitufos Negros", historieta en que los pitufos, infectados por la mordedura de una mosca, se transforman en pitufos negros, que sólo saben decir "ñac ñac" y morder a sus congéneres propagando así la enfermedad que amenaza con destruir la pequeña sociedad pitufa, hasta que Papá Pitufo (como un Robert Neville) es el único que queda sin infectar.
   Las viñetas del ataque a la aldea por parte de los infectados hablan por si solas.



                             Los pitufos negros

   Después de la película de Romero, la filmografía zombi se extendió tan rápidamente como la infección pitufa.
   El propio Romero se encargó de explotar el filón hasta la saciedad.




   ¿Y porqué gustan tanto estas películas?
Yo tengo una teoría. En la psicología humana va implícito el instinto agresivo de destruir a los de tu misma especie. No lo hacemos porque los condicionantes sociales y culturales amordazan ese instinto arrinconándolo en el subconsciente.

   Pero en estas películas disfrutamos viendo como los "humanos" disparan a la cabeza a hombres, mujeres y niños desarmados, y no sentimos rechazo porque no se trata realmente de "humanos" sino de monstruosos seres que se les parecen.

   Vemos "La lista de Schindler" (Steven Spielberg-1993) y apartamos la mirada cuando Amon Goeth se asoma al balcón con su rifle de mira telescópica y dispara a los judios del campo, pero nos encanta como desde la azotea de "El amanecer de los muertos" (Zack Snyder- 2004) los "zombis" son masacrados sin piedad.

                                                         La Lista de Schindler

                                             El amanecer de los muertos

   Si hacemos un recorrido inteligente que vaya desde Schindler a los zombis, pasando por el videojuego Doom, es más que probable que terminemos en Columbine.


                                         Videojuego DOOM

   Lo dicho.
Vivan los pitufos negros.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Viñetas y Nostalgia

                          Cómic que dibujé para el frustrado fanzine "13 muñecas"

   Hoy me he enterado a través de El Escobillón, que a Eduardo González, tinerfeño dibujante y guionista de cómics le han nominado para el Premio al mejor guionista nacional de la crítica de la revista Dolmen en su XII edición por su trabajo "Dentro de la Noche".

   Felicitar a Eduardo desde este blog es lo primero que quiero hacer.

  Y luego, abandonarme a la nostalgia, ese ejercicio a veces negativo y a veces no.

   Conocí a Eduardo en Santa Cruz de Tenerife en 1994. Sí, ha llovido. Ambos recibimos juntos unos premios regionales de cómic. Él en la categoría de mejor dibujo y yo a la de mejor guión por mi cómic "Autorretrato", guión que andando el tiempo se convertiría en mi primer cortometraje.

   Luego, en 1996, volvimos a coincidir en Barcelona con motivo del Salón del Cómic que se celebró en la Estación de Francia de la capital barcelonesa.

                        Un servidor, posando en el Salón del Cómic de Barcelona 1996
   
   A los que habíamos ganado algún premio del extinto certamen de Juventud y Cultura nos ofrecieron viajar al Salón para "entablar contactos" con el mundillo del cómic profesional.

   Imaginen lo que representó para un joven de 23 años como yo, que no había salido en mi vida de Canarias, aterrizar de pronto con su carpeta de dibujo bajo el brazo en aquella ciudad que respiraba cultura por todas sus calles, plazas y aceras.

   Allí coincidí, además de con Eduardo, con otros jóvenes dibujantes canarios: Juan Carlos Mora, que después dibujó "Nelson en Tenerife", Roberto Burgazzoli, que estuvo un tiempo publicando en el Canarias7, Alberto Hernández, magnífico dibujante que era clavadito a Michael Madsen en Reservoir Dogs.

                   En el hall del Hotel Comercio en Las Ramblas: Roberto Burgazzoli, un servidor
                                    y dos amigos más, comiqueros de pro. Perdonen por no recordar sus nombres.
                                    El chaval de la derecha era de La Palma, seguro. 1996. La foto la hizo Eduardo
                                   González.

   Guardo un gran recuerdo de aquel viaje, y no sólo por ser mi primera aventura peninsular, sino porque me sentí de pronto en medio de un grupo de personas con las que compartía las mismas inquietudes artísticas y un mismo amor por el cómic.

                    Eduardo González, con su envidiable carpeta de dibujo en la mano, junto
                                     con otro compañero dibujante en la Plaza de La Catedral de Barcelona 1996.
                                     La foto la hice yo.

   Nunca olvidaré aquellas conversaciones a las once de la noche en la Plaza de Cataluña:
-Han censurado el Hitler SS- Carlos Giménez es mejor que Jordi Bernet- Que te calles- Yo paso de tener novia, las novias te quitan tiempo de dibujar-
   Inolvidable.

   En aquel Salón del Cómic me topé con el mismísimo Jordi Bernet, y le pedí que me firmara un autógrafo: 
-¿Dónde te firmo?
-Aquí- y saqué una de mis páginas.
-¿esto es una página tuya? ... Coño...

   Guardo aquel "coño" junto con su autógrafo en ese rincón de mi cajita de Pandora inversa.


                                    Autográfo de Bernet sobre mi página

   De aquel viaje surgió la idea de elaborar un fanzine con obras de dibujantes de ambas provincias. Y lo hicimos.
   Dibujamos cada uno una historieta y el fanzine contaba con el apoyo de la concejalía de Cultura.
   Recuerdo ver la revista ("13 muñecas" iba a llamarse) ya maquetada cuando al final no sé que pasó que no llegó a salir ni el primer número.
   
   Pero fue una bonita experiencia que me hizo viajar a Tenerife a reunirme con aquellos amigos chicharreros siempre en La Plaza de Los Patos, y a compartir algún sandwich con Eduardo González, que me llevó a una sandwichería en una calle trasera de no se dónde en Santa Cruz (mi memoria ya no llega a tanto como para saber donde).

   Todos ellos siguieron manchando páginas con su talento, mientras que a mi, aquel puñetero cómic me empujó detrás de la cámara de cine, maldita sea la hora...



                        Viñetas del cómic y su equivalente cinematográfico "Autorretrato"
   
   Luego engordé y me salieron canas... y ya sólo cojo el rotring (perdón, stadler del Nº 3, que aún me acuerdo) para elaborar los storyboards de mis cortos...

   Ya nunca volveré a tener 23 años, ni las ilusiones intactas,  ni a ir a Barcelona por primera vez...
No sé. La nostalgia es a veces un ejercicio negativo y otras veces... no.

martes, 4 de septiembre de 2012

El vórtice del Guiniguada

   Cuán no fue mi alegría cuando, hace unos meses, un grupo de indigentes culturales proyectamos nuestros cortometrajes en el Teatro Guiniguada. 
   Era la primera vez que la sala albergaba una proyección completamente independiente a la cultura oficial.

   Recuerdo que la tramitación fue un auténtico pantano. Enviamos las infos varias veces. Solicitudes oficiales, papeleo, declaración de intenciones etc etc, pero finalmente tras la batalla burocrática conseguimos acceder al templo institucional oficial.

   Es curioso, pero para la próxima proyección que haremos este mes en el Monopol sólo necesitamos un e-mail para tramitarla. 
   Algunos dirán que, bueno, que el Monopol es una empresa privada y que por eso no requiere tanta burocracia.
   Puede ser, aunque (y sin entrar en el debate de en que clase de sociedad vivimos en el que el acceso a lo público que nos pertenece es más difícil que a lo privado) hay que decir que tembién proyectaremos en el TEA, que es una entidad pública, y también sólo hemos necesitado un simple e-mail para cerrar la proyección.

   Al margen de todo este lío burocrático, resulta que ahora para acceder a proyectar en el Guiniguada ya no sólo te piden todo ese papeleo, sino que te dicen que se reunirán para decidir qué proyectos se aceptarán y cuáles no. 
    Los que no tengan la suerte de pasar la "criba" de los funcionarios, tendrían que pagar los gastos de la proyección.
   Una proyección conlleva unos gastos. Hay que pagar al proyeccionista, (indispensable para proyectar, de acuerdo), y también hay que pagar a una azafata vestida de azafata, indispensable para... para... ir vestida de azafata...

   Pero no puedes llevar a tu propio proyeccionista y a tu propia azafata y pagarles lo que tú acuerdes con ellos. No, hay pagar a su personal y pagar lo que ellos han estipulado. Esto, y de facto, significa PAGAR por usar la sala.

   Y no deja de ser irónico, no ya el pagar por usar una sala que es nuestra, porque es nuestra, esa sala y todo lo que hay dentro es del pueblo, lo hemos pagado, sino que se trate precisamente del Guiniguada por el que haya que pagar.

   ¿Nadie se acuerda ya del vórtice o agujero negro que, como un fonil, se trago millones y millones del dinero público?
   ¿Nadie se acuerda ya de los presupuestos disparados, del dinero que desaparecía, se esfumaba como los disparos en Aliens? ¿encima quieren que volvamos a pagar por algo que ya pagamos en su momento y con creces?

   Parafraseando a Eddie Felson en la escena final de "El Buscavidas": -No, tu precio es demasiado alto, pagarlo sería como aceptar que ella no existió".


domingo, 2 de septiembre de 2012

Juguetes


   Desde que apareció el video, los cineastas pobres (y no tan pobres) han estado tratando de usar sus herramientas para acercarse lo más posible a la estética del cine. 

Los festivales de cortos no querían nada en video, con esa imagen electrónica cagalitrosa.

   La accesibilidad de las nuevas tecnologías digitales por parte de cualquier hijo de vecino allá por los primeros años del presente siglo hizo posible que, quien más quien menos, todo el mundo pudiera rodar una película bajo el criterio de unos mínimos.

  Recuerdo los comentarios de la época: "Danny Boyle rodó con la Sony 170 una parte de 28 días después" - "Steven Soderbergh no sé qué"...

Pero la estética no era la misma.
   La imagen es entrelazada, sigue despidiendo ese Look Video en los movimientos.
   Entonces el software te traía aquello del desentrelazado. Se lo aplicabas y mirabas la pantalla... mmm... se acerca, se acerca, pero no es lo mismo.

   Los festivales de cortos no te aceptaban casi nada en video que no viniera desentrelazado.

   Luego las cámaras empezaron a venir ya desentrelazadas. "Estas cámaras nuevas ya graban en progresivo". Ya no hay que desentrelazar en el ordenador... Las Sony 150 y 170 tuvieron una vida efímera. Ya nadie las quería en apenas dos años. "Es que graban en entrelazado"... El HDV lo petaba.

...mmm... sí, pero sigue sin ser lo mismo...

Los festivales de cortos no querían nada que estuviera desentrelazado de software. Querían el look progresivo.

   Apareció la RedOne, pero sólo estaba al alcance de quien tuviera dinero, o subvención, o ninguna de las dos cosas anteriores pero sí un padrino, y esos eran pocos, así que no influyó demasiado en el "cine pobre".

   Hasta que apareció la Canon. La cadencia de movimiento era cinematográfica, la profundidad de campo era cinematográfica, y las ópticas, y todo era cinematográfico. 
mmm... esto ya se parece más. 
   
   Ahora los festivales de cortos ya no quieren nada que no tenga la estética Canon...

Sí, sí...
   Pero ¿y el guión?