miércoles, 27 de febrero de 2013

Otra vez esa sensación...

Nada que editar
  
 Alguien dijo que el vacío es sólo un espacio que aún está por rellenar, y puede que sea verdad, pero no es tan fácil.
   
   La semana próxima, el martes en Las Palmas y el jueves en Tenerife, estrenaré mis dos últimos trabajos, junto con el de otros compañeros leves, y ya estoy notando esa sensación de vacío que se apodera de mi siempre que miro el ordenador y no queda nada que editar.

   Ya casi casi he terminado, a falta de unos mínimos retoques, la edición del largometraje "La nada cotidiana", ópera prima de la directora Fátima Luzardo, película que debo admitir que ha influenciado un poco, salvando el estilo personal, uno de esos trabajos que se podrán ver la semana que viene. En concreto, hablo de "Mirando hacia atrás", que a pesar de las diferencias estilísticas, bien podría ser un episodio mas de de esa propuesta coral que Fátima nos regala.

La Nada Cotidiana (Fátima Luzardo- 2013)

   Afortunadamente, hay proyectos en el horizonte. No iniciativas mías, es verdad, pero sí que son proyectos interesantes que puedan calmar un poco esa sed creativa que uno arrastra.
   Entre otros proyectos,  está el "Tierra de fuego" de Armando Ravelo, en el que, si nada se tuerce, podré estar presente en calidad de ayudante de dirección.

Tierra de Fuego (un proyecto de Armando Ravelo)

  Una bonita propuesta de un realizador que. aparte de su evidente talento cinematográfico (el cuál he tenido la oportunidad de comprobar tras colaborar en dos de sus "leves" trabajos), uno de sus principales valores es la persistencia y el empuje (ése que yo perdí y no sé donde lo puse) que le lleva a seguir tratando de poner en pie grandes producciones a pesar de los tiempos que corren. Ya saben, si sigues rodando, pase lo que pase, haya o no haya ayudas estatales, es que amas esto. 
   Si no... pues ya saben...

   Yo, que he colaborado ya con muchos directores canarios, los ya citados Ravelo y Fátima, David Delgado, Pedro García, Borja Texeira, Guillermo de la Guardia, Luis Alberto Serrano, Manolo Dauta y otros, tengo que decir que, a día de hoy, tras once años en este mundillo, cuando voy a ayudar a alguien a rodar su corto, no lo hago ni porque me guste o me deje de gustar el guión que me presentan, ni por aquello de devolver o generar favores.
   Si colaboro con alguien lo hago si ese alguien es honesto. Lo repito: Honesto.
   Si lo eres, me tienes dándolo todo por tu película. Si no, ya te puedes ir a pulpiar...

   Por otro lado, para alguien como yo, para quien esa parte de distribuir, enviar a festivales, presentar etc etc le resulta odiosa, las colaboraciones con otros directores es comparable a la metadona.
Sí. La metadona llena ese vacío, pero no es menos cierto que lo que uno necesita es heroína.

   Y sí. Enfrentarme a ese vacío siempre me produce un vértigo existencial, porque no se trata de escasez de historias. Será por guiones. No. Se trata de esa lucha interna, de ese diablillo y ese ángel de los dibujos animados que me susurran al oído. 
   Uno dice que sí, que me gaste lo poco que tengo en otro corto, que la vida son dos días y que uno debe hacer lo que le gusta o la vida no tiene sentido, mientras que el otro me habla de recibos de Endesa, de uniformes del colegio y de la compra en Mercadona.
   Lo que aún no he conseguido averiguar es cuál de los argumentos defiende el diablillo y cuál el ángel...


sábado, 16 de febrero de 2013

"Birras y estrellas"

Cortometraje express que fue vetado en al Notodo por contenido inapropiado. Ahora sé que incumplimos las bases, ya que hay una cláusula que descalifica los contenidos que hagan "apología"del consumo de alcohol... bueh...

Esto pasa por no leer las bases, igual que cuando vas a montar un mueble de Ikea y pasas de las instrucciones...

video

"Birras y estrellas"
Daniel León Lacave (2013)

jueves, 14 de febrero de 2013

Próximos estrenos dime tú pa´qué


   Durante un descanso para comer en el rodaje de "El Resplandor", Kubric se acercó a Nicholson, y le preguntó si podía tener un aparte con él un momento, que tenía que comentarle un tema importante.
   Nicholson le acompañó a un lado del backstage y Kubric le susurró: "Jack ¿te has fijado en las tetas de la del catering?".

Jolín. En esos rodajes tenían "tía del catering" y todo. Y encima estaba buenorra.    Esta anécdota, extraida de la biografía de Kubric escrita por Baxter, viene a alumbrar un poco el tema del que quiero hablar: Dime tú pa´qué

   Estaban los que rodaban para ver si mojaban, y... ya está, no hay más motivos.

Así que, para alguien como yo, con este talento natural extraordianario para decepcionar a las mujeres, no sé ya cuál podría ser un buen motivo.

   De cualquier forma, supongo que la inercia es mas poderosa que cualquier otra discapacidad emocional, así que de forma inevitable, cada idea se trasforma en un nuevo trabajo, que a su vez desemboca en una proyección de estreno.

   Y ya tenemos las fechas, por si a alguien le interesa (ah que no, que se las pela). Bueno, ahí va de todas maneras.

   Los cortos que esta vez se expondrán al fuego virtual serán "Rondó" de Josep Vilageliu, "Silvia" de Adrián González, y "Ruido" y "Mirando hacia atrás" del coleguita que les habla.

   Los cuatro están unidos por una misma filosofía de rodaje, y a pesar de ser miradas diferentes todas convergen y bla bla bla... y todo ese pasteleo onanista de siempre... ya saben...

   Bueno.
-Martes 5 de Marzo a las 19:00h en el CICCA, en Las Palmas.
-Jueves 7 de Marzo a las 20:30h en el TEA, en Tenerife.

En ambos casos, entrada gratuita, no sea que después nos echen en cara que se gastaron un euro en entrar, como la otra vez.

   Yo a Tenerife dudo que vaya, ya que el día 7, para los parados, es fin de mes, y ya saben... así que los niñatos habituales del cuarto grado en las torres de Mallory podrán ir sin miedo a ver el corto de su amigo Josep.

Pues eso, pan con queso...





lunes, 4 de febrero de 2013

Todo en un día

   
   Me levanté temprano. 
No había dormido mucho viendo películas hasta las tantas, pero a las siete ya estaba en planta.
   Vestí al niño, le preparé el desayuno y lo llevé al colegio.
Lo dejé allí, correteando por el patio porque llegaba un poco tarde, y me fui cuando se perdió de vista por la puerta del bloque de aulas.

  Luego pillé un taxi y me acerqué al local de Sonovivsion, que había quedado con Rafa para que me alquilara el slider. Enganché allí a Paco Perdomo y me lo llevé al rodaje, junto con el actor secundario Borja, que últimamente no es precisamente secundario.

   Descargamos el slider en mi casa, y nos fuímos a echarnos un café en lo que venía David Delgado, el director de fotografía.

    Durante el café, claro, conversaciones tipo "joder con la corrupción" etc etc.

  Eran las 10 de la mañana cuando tiramos el primer plano. Hay que cogerle el truquillo al slider y los planos no salen a la primera.
   Así todo, cortamos a la mitad para echarnos unos zumos.

   Seguimos.
Todo es en el salón de mi casa, por lo que no se nos hace pesado tanto plano y tanto traveling.
   Nos reímos un rato.
   A la 1 ya está. 
Se trata de un cortito de esos de tres minutos para el Notodo... 

   Vamos a comer, un  menú de esos de 7 eurazos. El mousse de gofio estaba ácido, pero por lo demás todo bien.

   Volvemos a casa, volcamos las imágenes, trasteamos en el ordenador y mis compis hacen mutis por el foro (perdón, que ya no se llama foro, ahora es LP film no sé qué... ;) )
   Me llaman de Filmoteca con relación a la copia en 35 que guardo bajo la mesa... hablamos...

   Bueno.
Como había movido la tele para hacer sitio, al volver a conectarla decubro que las patillas esas del euroconector de la TDT se han jodido. 
Jolín, a comprar otro... bah, ya si eso mañana, total, pa lo que ponen en la tele.

   Me pongo aquel disco de Tamara de "cada día" y me siento a editar.

   Me parto el ojete con el primer montaje en sucio.
   Lo dejo reposar y mientras tanto me entretengo diseñando el cartel.
   Ése que ven arriba.

   Pienso si realmente tiene sentido tanto y tanto rodar. Con éste son tres los cortos que tengo sin estrenar.
  Por un lado, rodando uno se divierte, aprende y crea "obra", y eso está bien, pero por otro lado... igual ya nadie se toma en serio tu trabajo si las haces como churros...
   Bueh... ya pensaré en eso otro día..

  Después abro el blog y escribo: "Me levanté temprano. No había dormido mucho..."


sábado, 2 de febrero de 2013

Debajo de la mesa


   A veces le doy pataditas debajo de la mesa, cuando estoy sentado ante el ordenador.
   La guardo ahí, porque realmente no sé donde dejarla.
La tuve un tiempo en el cajón de los calcetines, pero la cambié de sitio, porque con ella dentro el cajón pesaba demasiado, y es de los pocos cajones que abro todos los días...

   La tuve encima del ropero, cogiendo polvo, detrás del sillón, cogiendo polvo, en el ropero con las camisas del trabajo... pero era como un ex presidente del gobierno; estorbaba allá donde la pusieras.

   Ayer, haciendo limpieza, la tuve de peregrinación por toda la casa en busca de un sitio donde poder descansar en paz, pero finalmente volvió a su lugar natural, debajo de la mesa. De hecho, ahora mismo le estoy dando pataditas mientras escribo esto.

   Algunas veces la abro y me sigue fascinando su brillo, su redondez y el plástico que la resguarda, que jamás ha sido abierto.
  La pobre jamás ha sido proyectada. Nunca ha salido de su lata naranja.

   Creo que tiene dos gemelas por ahí dando vueltas, no sé exactamente donde.
   Una se usó en la Gran Vía de Madrid en 2004, después en Telde en 2005 y ahí le perdí la pista. 
Creo que era la copia de la Filmoteca, pero ni ellos mismos saben si la recuperaron.

   La otra estará usándose de mesita de noche o algo así.

  Y la mía.
He estado a veces a punto de cederla a la Filmoteca para que la guarden ellos, pero a última hora siempre me arrepiento, no sé por qué.

   Costó mas dinero sacar esta copia que rodar el cortometraje que contiene. Que absurdo ¿no?
Quiero decir que con ese dinero yo podría haber rodado dos cortos como el que contiene la lata.
¿O es que no se trataba de eso?

   Bueno, the times are changing o como se escriba...

Saludos (como diría Eduardo), desde debajo del ordenador...